La Jirafa Josefina

Había una vez una jirafa que se llamaba Josefina.

Un día, cuando estaba comiendo las hojas más tiernas de la copa de un árbol, oyó unos disparos a lo lejos. Miró y descubrió a varios cazadores.

Sintió tanto miedo, que casi sin darse cuenta comenzó a gritar:

– ¡Socorro!, que alguien me ayude, por favor.

Cerca de allí, descansando a la sombra de un gran árbol había un elefante.

Al escuchar los gritos de socorro, el elefante comenzó a caminar en aquella dirección hasta que se encontró con la jirafa.

– ¿Que te ocurre?, le preguntó.

– Que he escuchado disparos y me dan mucho miedo.

El elefante la tranquilizó y la acompañó hasta su casa.

Cuando llegaron la jirafa preparó una estupenda merienda para los dos.

Y desde entonces, fueron muy amigos.

 

Un amigo me solicitó una jirafa, ya que a su esposa le fascinan y deseaba obsequiarela por su aniversario.

Dado a que ya habia realizado un caballo, tomé el patrón del mismo y decidí modificarlo un poco, le realicé el cuello mucho más largo.

La jirafa le encantó a la agasajada.

Acá les dejo el resultado final.

Espero les guste.

Besos

Tuxiphoto 2